rebound-circle

Equipo Canadiense de Trampolín en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Punto de vista del entrenador

Dave Ross. Entrenador Canadiense de Trampolín.
Publicado el 30 de octubre del 2012.

Aunque Rosie es la integrante del equipo quien prendió fuego a Canadá con nuestra primera y desafortunadamente única Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, estoy extremadamente orgulloso de todo los 3 atletas en el equipo de trampolín de Canadá.
En primer lugar, es muy difícil clasificar a los Juegos Olímpicos en cualquier deporte, Karen, Rosie y Jason trabajaron duro durante muchos años para alcanzar el nivel más alto en trampolín, y sacaron las actuaciones necesarias bajo presión para asegurar 3 lugares para Canadá y luego retenerlos como sus puestos personales. ¡En el caso de Jason debido a una lesión no calificó hasta la última rutina de la última competencia clasificatoria canadiense! Por supuesto, también estoy orgulloso de que todos entrenen en Skyriders Trampoline Place. Después de calificar, todos entrenaron muy duro y sabiamente antes de los Juegos Olímpicos. Era un verano largo y caluroso en Skyriders, con muchas prácticas adicionales, y no todo era fácil. Cada uno de los atletas tuvo que equilibrar hábilmente el impulso de entrenar duro, contra el riesgo de agravar sus lesiones. Este gran trabajo de preparación continuó en los días de entrenamiento en Londres, ya que los atletas se quedaban haciendo sus deberes, todos los días, en la aldea. Entonces finalmente llegamos a los días de competencia. Para todos nosotros incluyendo al entrenador, durante esos días se deseaba tener más tiempo para estar un poco más preparados y poder lidiar con la presión. Estoy orgulloso de que los 3 hayan llegado a la final en los Juegos Olímpicos. ¡Esto significó manejar esa presión sobre dos rutinas contra los mejores atletas del mundo y ubicarse en la mitad más alta!

A pesar de todas las lesiones, Jason estaba realmente bien preparado para su rutina por los finales, de dificultad de 18.2, ya que se veía muy bien durante las últimas semanas, pero la única combinacion que a veces le causaba problemas en el entrenamiento le dio problemas en los finales. Para Karen tomar el cuarto lugar por 0.09 fue particularmente desgarrador. Hizo su mejor y más dura rutina en las finales de su 4ta Olimpiada y fue anotada por los 7 jueces de ejecución sólidamente en 3er lugar. Sin embargo, nuestras reglas solo cuentan 3 de los 7 puntajes, por lo que ella no hizo historia olímpica canadiense de ganar 4 medallas seguidas. Top 4 en 4, sale una campeona.
Mirando hacia atrás en el largo viaje de Rosie a su momento dorado, me parece que es similar a la historia del pequeño motor que decía: “Creo que puedo, creo que puedo”. En particular, durante los 4 años desde la Olimpiadas de Beijing ella era la más joven de los 3 y la que menos problemas de lesiones tenía. Por esas 2 razones ella entrenó más duro, y también siempre estaba dispuesta a escuchar y probar nuevas rutas para desempeñarse mejor. Una tercera razón que vi es que como la única en nuestro equipo sin una medalla olímpica previa, ella era la más hambrienta. El resultado de ese trabajo surgió solo unos meses antes de los Juegos Olímpicos cuando Rosie se convirtió en la atleta femenina con la rutina de mayor dificultad en las finales y también montó el escenario con una victoria en la Copa Mundial en la última competencia importante antes de Londres. Al entrar en la final olímpica, ella estaba en el cuarto lugar. Su comentario sobre su estrategia final fue: “No tenía nada que perder y mucho que ganar”. ¡Su rutina final se realizó más alta que alguna registrada en el entrenamiento! Nueve de los 10 elementos se realizaron tan bien como ella las hace. Una actuación realmente brillante. Esto le dio un PB y ejerció una presión adicional sobre los atletas que seguían.
Rosie ganó la medalla de oro. Prueba de que el cielo es el límite si te mantienes enfocado y te mantienes positivo. Ahora todo nuestro equipo y Canadá está orgullosos de ella.